miércoles, 8 de octubre de 2014

Somos de Aqui y No de Allá.


Para vivir prefiero Chile,
pero allá en Barcelona hay gente más educada,         
comida rica sana,
gente bien vestida,
conversación franca,
hay espacio público público,
autos chicos, veredas anchas,
sin perros vagos, ni cuidadores de autos,
ni estacionamientos pagados,
no hay polución, el celular no manda, 
los niños no chillan en los restaurantes,
pero no hay pájaros,
ni olores fragantes,
ni arboles grandes,
ni playas playas,
ni lagos ni campos,
ni caballos sueltos ni cerros grandes,
no hay nieves eternas
corderos vivos
ni ruido de agua,
no hay bandadas de choroyes ni de trailes,
conejos ni parques,
mesas de café hay en todas partes
para detenerse y ver pasar el tiempo, 
no hay pacos, ni alarmas,
ni alambradas eléctricas,
el hijo de Hitler gatea todavía,
casi nadie trota
ni se ven buzos ni zapatillas plásticas,
y el polar es un círculo en el ártico,
hay zapatos de cuero,
chalecos de lana,
camisas, pañuelos y manteles de algodón,
mastican poco chicle, comida chatarra,
o pellets en bolsa,
comen sentados incluso los helados,
saludan en el ascensor y en el restaurante,
andan con chaqueta y sin jockey,
caminan por la vereda y no van a ninguna parte,
no se ven moles ni bombas de bencina,
en vez de farmacias hay bares,
y en vez de jeeps gigantes, hay motonetas,
pero en vez de ser de allí somos de acá,
y uno es de donde es
y no de donde le conviene.
No hay que desear los bienes ajenos, no?

2 Comments:

Anonymous Christian said...

Pareciera que a falta de bienes urbanos, tenemos escapes naturales; quizás allá, los bienes urbanos hacen perder el anhelo de escapes naturales.

9:20 p.m.  
Anonymous nbizat said...

"no hay que desear los bienes ajenos, no?"...

exelente.-

4:08 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home