domingo, 27 de septiembre de 2015

El Padre Nuestro.



En la estación 28-09-2009
el tiempo para él se detuvo,
y el padre nuestro se bajó,
y se nos hizo invisible.

Un día, en el no sé cuándo,
los últimos serán los primeros.
Mientras tanto esperemos
a saber lo que él sabe,
y nosotros no sabemos.

Cuesta desapegarse,
y “Pasar por todo una vez,
una vez sólo y ligero”
como dijo León Felipe.

La felicidad no se guarda.
“Es como un leve deslizarse
de remos en el agua”,
dice Jorge Teillier,

Pero hay que recordarla,
para que lo bueno perdure,
y uno pueda echarle mano
en cualquier momento.

También somos
el padre y la madre
que nos le faltan,
su silbido llamándola
en la tarde,
al entrar a la casa,
abrazando un ramo
de flores blancas,

Nuestro padre no juzgaba
ni quería ser juzgado.
Pero ofender sin querer,
es humano, y pedir perdón,  
y reparar el daño,  más sano

 Cuando uno quiere celebrar
nunca faltan motivos,
sino celebrantes.
Cuidemos los ritos,
y a los celebrantes.

Cuando uno pierde piensa,
es mejor jugar que ganar.
Siempre será mejor jugar,
que mirar.

Es humano reír y llorar.
Es mejor reírse antes,
y después de llorar.
  
La alegría llega,
no tomándosela
muy en serio.

El tiempo no cuenta;
si uno lo deja pasar,
se asoma a la eternidad.
El tiempo que se cuenta,
ya es tiempo perdido.

Uno dice,
es mejor ver cien pájaros volando,
que tener uno en la mano,

es mejor vivir esperanzados,
que satisfechos,

pensar que lo mejor de la vida
siempre está por venir,

-pero no es así-

lo mejor de la vida
es vivir con un sentido,
que hay que descubrir,
-como nos enseñan nuestros padres-
en el amor y en el trabajo.

un abrazo
con afecto
de Germán


28 de Septiembre de 2015

2 Comments:

Blogger Patricio Jara Tomckowiack said...

Don Germán, hace meses que no visitaba su blog, quizá un año, quizá por el estrés de la labor malamente hecha cabezaagacha.
Este fin de semana tuve la fortuna de visitar las termas geométricas con dos arquitectos colombianos de Medellin (muy buenos y connotados; Oscar Santana y Juan David Botero) y un grupo de 7 alumnos de la U. Santo Tomás de Medellín, que vinieron una semana a Temuco a la escuela de arq. de la UA. Durante la semana los alumnos hicieron un proyecto de refugio en el volcán Llaima. Y el fin de semana tuve el honor de acompañarlos en su travesía a las termas, que en revistas habían visto. De camino hicimos una visita a la playa artificial de Villarrica y al Hotel Antumalal del gringo Elton, para el domingo pasar todo el día en las termas; imagínese flor de viaje.
Los colegas colombianos me decían (junto con que traerían si o si con sus familias a las termas y pasar una noche en el AntuMalal) que bueno por los muchachos; es que están muy Aravenizados, ja.
Ayer Oscar nos envió un correo con el link de un escrito suyo donde homenajeaba al gringo que transportaba las casas en su camioneta y las armaba el mismo, señalando que la conferencia de exposición del viaje al sur de Chile (marica que lejos estamos!!!) que harán mañana sera: El clima y la arquitectura de Jorge Elton y Germán del Sol.
Muchas gracias por su obra y su blog.
Un gran abrazo desde Temuco
PJ

2:10 p.m.  
Blogger Hanan Hussain said...

hi, please could u tell me how an I contact with you?
I have some question about your work projects.

8:27 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home